Toxina Botulínica para migrañas, dolores de cabeza y Disfunción de la articulación temporomandibular


Toxina Botulínica para migrañas, dolores de cabeza y Disfunción de la articulación temporomandibular

En los últimos años el uso de la Toxina Botulínica se ha ampliado no solo para ser estético sino que FUNCIONAL.

La toxina funciona en realizar parálisis de ciertas áreas del músculo de esta forma disminuye su fuerza a la contracción.

los usos actuales funcionales son:

Bruxismo:

El bruxismo (BRX) se define como rechinar y/o apretar los dientes, involuntaria e intensamente, debido a hipertrofia y/o contracción reiterada de los músculos masticatorios, especialmentelos maseteros. Puede suceder durante el sueño o de día indistintamente.

El tratamiento con toxina es un tratamientos empleado con la finalidad de limitar el daño sobre diferentes estructuras, especialmente la articulación témporo-mandibular (ATM).

De hecho, es el factor de riesgo más importante en la inestabilidad de la ATM.(4) A su vez, las alteraciones en cualquier parte del sistema suponen la afectación en uno o más músculos de los que intervienen en la masticación. Como consecuencia de todo ello, los pacientes pueden referir dolor más o menos agudo durante el proceso de masticación; pero también dolor crónico, movilidad anormal, además de desgaste y fracaso en las restauraciones odontológicas, como en el caso de los implantes dentales.(5)A la sintomatología anterior cabe añadir cefalea, muchas veces de irradiación atípica.(6) También hay pacientes que perciben el problema como un trastorno estético y su preocupación se debe más a la forma más cuadrada que presenta la cara.

Después del tratamiento con TB-A, el 24% de las pacientes se vieron libres de BRX y el 76% restante obtuvo gran mejoría; hubo escasos y transitorios efectos adversos

La TB-A protege las estructuras orofaciales (dientes, músculos mandibulares, ATM) del daño inducido por el BRX, al tiempo que alivia el dolor y los síntomas relacionados con la excesiva contracción muscular.

Nervio trigémino.

El nervio trigémino equivale al V par craneal. Es el nervio más voluminoso de los pares craneales que constituyen el sistema nervioso periférico encefálico. Tiene su origen aparente en la región anterior y lateral de la protuberancia, cerca del pedúnculo cerebeloso medio y sus orígenes reales distribuidos en las neuronas pseudounipolares.

El término trigémino significa “Trillizos” haciendo referencia a la presencia de tres divisiones: oftálmica (V1), maxilar (V2) y mandibular (V3). Estas ramas emergen del Ganglio de Gasser. Se trata de un nervio mixto ya que posee fibras nerviosas sensitivas y motoras (nervio mandibular V3).

Proporciona la inervación motora a los músculos de la masticación (masetero, temporal, pterigoideo lateral y pterigoideo medial), además de los músculos milohioideo, vientre anterior del digástrico, tensor del tímpano y tensor del velo del paladar.

En cuanto a la inervación sensitiva, proporciona sensibilidad en las estructuras de la cabeza, a excepción de la región occipital y retro auricular

Los síntomas y signos de la alteración de la ATM incluyen: dolor orofacial y preauricular;posible limitación de la apertura de la boca; percepción de clics audibles durante la masticación debido al desplazamiento de los discos articulares; contractura de los músculos maseteros y rechinar de dientes que, cuando es de predominio nocturno, suele referirlo la pareja.(6) La afectación de la ATM tiene especial relevancia según los nuevos criterios de diagnóstico.

La principal función del nervio trigémino es la de la masticación, por ello, al inervar a los músculos principales de la apertura y el cierre de la boca, la masticación, el habla y en cierto modo la respiración, entran en relación con este nervio.

Además de esta función principal, el trigémino inerva musculatura encargada de la ventilación del oído medio, y de la presión interna del oído medio regulada por la tensión del tímpano.

Por este motivo, en las afectaciones de la musculatura mandibular, se producen síntomas en el oído, como la otalgia secundaria, sin que existan daños en las estructuras propias del oído. Igual sucede con los síntomas óticos en los trastornos cervicales. La relación anatómica con estas singularidades sintomatológicas se encuentra en la relación del trigémino con el oído, tanto anatómica como en la funcional.


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo